jueves, 23 de septiembre de 2010

¿Papá por que ese hombre está tan triste?

Bienvenidos a la sociedad de hoy. Niños que miran curiosos a personas pobres en los parques, cuyos padres tienen la forma "más adecuada" de educar que con sólo ignorar al niño o tirando de su mano simplemente responded sin inmutarse a la simple pregunta que se forma en la inocente cabecita del niño:

- Papá, ¿por qué ese hombre está tan triste?

- Hijo, porque ese hombre es malo, y ese es su castigo. No te acerques a él.


¿Esta es la sociedad que queremos?

TODOS decimos que no, pero NADIE hace nada para evitarlo.

jueves, 26 de agosto de 2010

El camino a la hipocresía: Gose María Aznar


El Partido Popular de España, si en algo es característico, es en ser un partido de oposición. Cuando gobierna, se saca de la mango de camisa cara de "Dior", un estado en el que están sólos, no creen ni en las autonomías (acordaros de Aznar). Pero nunca me podréis negar que sea el mejor partido de oposición del mundo mundial, osea!

Lo digo por qué como en su gobierno descendió el paro a base de reducir los salarios mínimos, el gasto social (educación, pensiones, sanidad pública...), aumentando el IRPF sin elevar los sueldos.

También por que fue muy bueno con el medio ambiente, por que firmó el protocolo de Kioto a pesar de que piensa que la contaminación es mala, por que dice que el cambio climático no es antropogénico. Pero vamos, que también fue bueno, porque después de firmarlo en España se aumentó la expulsión de gases invernaderos a la atmósfera un 32 % más de lo permitido en Kioto.

Fue una persona digna de el Premio Nobel de la Paz, por su participación en el bombardeo de Yugoslavia en 1999 en el que murieron 500 civiles, por supuesto niños también, pero bah, eran yugoslavos. No obstante, ayudó a EEUU (nuestros mejores amigos, porque a Bush le sabía bien el culito, Aznar lo sabe por lamerlo tanto. ¡Pobrecito! Tiene que tener todavía secuelas psicológicas.) Aunque la guinda del pastel (se cargo el pastel, por cierto), la concedió en el año 2003 al decirle al Consejo General de las Naciones Unidas que en Iraq había armas de destrucción masiva, con el consiguiente desplegamiento de tropas de ocupación (Jopetas! es que había armas!) No importaba que el 90 % de los españoles estuvieran en contra de esa Guerra.

Además de todo esto, en 1998 ETA firma una tregua en la que Aznar manda realizar contactos. (Pero no fue lo mismo que hizo el PSOE, por supuesto que no! Aunque no sabemos por qué?)

Con él de presidente hubo una huelga general en junio de 2002 organizada por UGT, (malditos rojos, siempre incordiando por los derechos de los trabajadores...) que fue altamente manipulada informativamente, debido a su control de la tele pública.

Pero no hace falta hablar del prestige, del YAK - 42, de que el atentado del 11-M había sido ETA (difundido a todo el mundo para que se supiese la "verdad" gracias a nuestra amiga Ana de Palacio), del intento del golpe de Estado en Venezuela...

Pero después de pensar que íbamos a perder de vista de una puñetera vez al tío este, que no olvidemos, que hizo muchas cosas por España (como Franco, no te jode!) va por ahí hablando de una España que no conoce, que nunca ha conocido, y que nunca conocerá.

Lo que pasó en la cumbre iberoamericana, en la que el Rey realizó su mejor frase (por qué no te callas?) después de la ilustre ("me llena de orgullo y..." y así sucesivamente), en la que Hugo Chávez le dijo FASCISTA, se lió gorda, Zp le ayudó, y todo (Si es que a pesar de todo, el muy fascista era bueno y todo) Ja ja y ja

Después de todo lo vivido con el PP como gobierno, y después como oposición, en la que hicieron su papel super bien (vamos de puta madre, oposición oposición no se si eran, pero más bien es como una obstrucción, o más bien como un puto grano en el culo que te jode hagas lo que hagas).

En fin, José María Aznar, es tan buena persona, que en cuanto le vea por la calle le diré lo mucho que lo quiero, y lo muy fascista que es (Sí, pero que pelazo tiene!)





lunes, 23 de agosto de 2010

Hombre 1 - Dios 3 546 623

Cuando caemos desde cierta altura, lo hacemos igual que una piedra.

sábado, 10 de julio de 2010

viernes, 18 de junio de 2010


La foto de Chang

Entre montones de trastos y nubes de polvo, Chang recoge sus cosas. Está triste porque mañana debe abandonar su casa para mudarse a un apartamento. Van a derribar su barrio de casas bajas para construir en su lugar bloques de pisos. Es lo que ha venido ocurriendo a lo largo de los últimos años en Pekín y en otras ciudades chinas, nada se puede hacer, sólo obedecer.

Chang aprovecha para hacer limpieza, pues en su nueva vivienda no tendrá tanto espacio como en ésta. Selecciona con cuidado los objetos que se va a llevar, algunos por necesidad y otros simplemente porquele traen recuerdos. Al hojear un viejo libro, de entre sus páginas cae una foto sobre su regazo. La mira y sus ojos rasgados se abren como platos, mientras le invade lanostalgia. De inmediato se reconoce en aquella instantánea, con su camisa azul y su pañuelo rojo al cuello, escuchando atentamente a aquel hombre. Recuerda perfectamenteel día en que su maestra hizo aquella foto, de la que luego entregó copias a él y sus compañeros. Se acuerda de la fecha exacta, 17 de abril de 1967, porque estuvo marcada en rojo durante largo tiempo en su calendario de mesa. La visita de aquel hombre del Partido Comunista a su pequeña aldea fue todo un acontecimiento. La maestra les avisó con tiempo y les pidió que ese día vistieran su ropa más nueva y limpia. Ensayaron canciones que todos cantaron a coro cuando el hombre entró en la escuela, como si del mismísimo Mao se tratara. Elhombre les habló de la Revolución Cultural y todos escucharon atentamente, aunque Chang no entendió todo lo que dijo. Aún recuerdael atractivo de aquel hombre, la gravedad de su voz y elmagnetismo de sus palabras como si fuera ayer.

Mientras Chang mira la foto, sus ojos se humedecen y su memoria viaja a gran velocidad. Pocos años después de aquello, se mudó con sus padres a la ciudad, a la misma casa que ahora debe abandonar. Aquí ha vivido feliz, aunque desde que fallecieron sus padres se siente solo. En esta casa están sus recuerdos, su vida entera. Mira por la ventana y ve los rascacielos que amenazan su futuro y le entra pánico. Los cambios que ha sufrido el país en los últimos años han sido vertiginosos y él no está preparado. No se siente parte de esa nueva China; prefiere la tradicional.

Chang se sienta en su sillón y aprieta la foto contra su pecho. Siente los fuertes latidos de su corazón, que parece decirle algo. Le escucha y decide que no va a seguir haciendo la mudanza, sino que se quedará allí sentado, esperando a ver qué pasa. Sabe que al final se lo llevarán por la fuerza, pero no le importa. De pronto se siente feliz y nota cómo sus labios esbozan una sonrisa. Después de tantos años callando y obedeciendo, está orgulloso de empezar su particular revolución. Más vale tarde que nunca, piensa.



Gracias a Charlitox por crear esta entrada que tanto me gusta. Gracias!

lunes, 14 de junio de 2010

Por la verdadera democracia!!



Hola!

Estoy harto de ver por televisión, leer en prensa o escuchar en la radio como los partidos de “izquierda” y los de derecha arremeten unos contra otros mutuamente sin llegar a una solución para los problemas.
Se nos camufla nuestra política de democracia. Mi opinión, es que esto no es así del todo. Según mi forma de ver las cosas, nuestro sistema político es una democracia cada 4 años, es decir, el pueblo realmente solo les importa a los políticos cada vez que las elecciones se acercan.
No tiene mucho sentido decir que es el pueblo quien manda, pues durante cuatro años nuestra opinión no valdrá para nada. Todos hemos visto como Aznar no hacia caso a las peticiones del pueblo de no ir a la guerra, o también vimos como esas miles de firmas, recogidas por familias destrozadas por culpa de un criminal que asesinó a un pariente, pidiendo el endurecimiento de las condenas judiciales se quedaban en la mesa de la secretaria del señor Zapatero. Esto solo son dos miseros ejemplos, de la cantidad de veces que los gobiernos hacen caso omiso de la opinión de los ciudadanos.

Ante esto, yo propongo la lucha por un sistema democrático real, en el cual sea el pueblo quien decida realmente las mejoras para el país, y el que vote las propuestas de los partidos políticos Estoy hablando de una democracia directa o activa.
En este sistema habría partidos, pero los integrantes de esos partidos no tendrían beneficios por ello, sino que tendrían su propio trabajo, así la política dejaría de ser el negocio que es hoy día

Al igual que todo cambio social, este debería empezar por la educación de los jóvenes, para que en un futuro, ellos llevasen a cabo este proyecto. Pero esto como ya sabemos deberá moverse desde abajo, es decir, debemos ser nosotros quienes promulguemos este cambio político Así pues, invito a la educación hacia la democracia directa y verdadera.

Otra cosa importante es la necesaria desaparición del rey. Si hubiese un jefe de Estado este debería trabajar para poder tener su sueldo, ya que su cargo no conllevaría una remuneración.

Por la democracia directa, en la que el pueblo decida que es mejor para él.


SALUD Y REPÚBLICA

martes, 8 de junio de 2010

Sin palabras...

En fin, la derecha española una vez más deja ver su cara de hipócritas, y sacadores de mierda, que eso es lo que son, sacan mierda de donde no la hay. Bueno, como dijo alguien famoso vale más una imagen que mil palabras, os dejo un vídeo del programa "El gato al agua" del canal Intereconomía, que os quedará atónitos...



Me quedo sin palabras, sobretodo con las palabras del de la izquierda del todo, pero en fin, no quiero ni saberme el nombre de tal persona...


lunes, 7 de junio de 2010


POR UNA PALESTINA LIBRE

martes, 27 de abril de 2010

Carta del Jefe Indio Seattle al presidente de los EEUU (1855)


El Gran Jefe Blanco de Washington ha ordenado hacernos saber que nos quiere comprar las tierras. El Gran Jefe Blanco nos ha enviado también palabras de amistad y de buena voluntad. Mucho apreciamos esta gentileza, porque sabemos que poca falta le hace nuestra amistad. Vamos a considerar su oferta pues sabemos que, de no hacerlo, el hombre blanco podrá venir con sus armas de fuego a tomar nuestras tierras. El Gran Jefe Blanco de Wáshington podrá confiar en la palabra del jefe Seattle con la misma certeza que espera el retorno de las estaciones. Como las estrellas inmutables son mis palabras.

¿Cómo se puede comprar o vender el cielo o el calor de la tierra? Esa es para nosotros una idea extraña.

Si nadie puede poseer la frescura del viento ni el fulgor del agua, ¿cómo es posible que usted se proponga comprarlos?

Cada pedazo de esta tierra es sagrado para mi pueblo. Cada rama brillante de un pino, cada puñado de arena de las playas, la penumbra de la densa selva, cada rayo de luz y el zumbar de los insectos son sagrados en la memoria y vida de mi pueblo. La savia que recorre el cuerpo de los árboles lleva consigo la historia del piel roja.

Los muertos del hombre blanco olvidan su tierra de origen cuando van a caminar entre las estrellas. Nuestros muertos jamás se olvidan de esta bella tierra, pues ella es la madre del hombre piel roja. Somos parte de la tierra y ella es parte de nosotros. Las flores perfumadas son nuestras hermanas; el ciervo, el caballo, el gran águila, son nuestros hermanos. Los picos rocosos, los surcos húmedos de las campiñas, el calor del cuerpo del potro y el hombre, todos pertenecen a la misma familia.

Por esto, cuando el Gran Jefe Blanco en Wáshington manda decir que desea comprar nuestra tierra, pide mucho de nosotros. El Gran Jefe Blanco dice que nos reservará un lugar donde podamos vivir satisfechos. Él será nuestro padre y nosotros seremos sus hijos. Por lo tanto, nosotros vamos a considerar su oferta de comprar nuestra tierra. Pero eso no será fácil. Esta tierra es sagrada para nosotros. Esta agua brillante que se escurre por los riachuelos y corre por los ríos no es apenas agua, sino la sangre de nuestros antepasados. Si les vendemos la tierra, ustedes deberán recordar que ella es sagrada, y deberán enseñar a sus niños que ella es sagrada y que cada reflejo sobre las aguas limpias de los lagos hablan de acontecimientos y recuerdos de la vida de mi pueblo. El murmullo de los ríos es la voz de mis antepasados.

Los ríos son nuestros hermanos, sacian nuestra sed. Los ríos cargan nuestras canoas y alimentan a nuestros niños. Si les vendemos nuestras tierras, ustedes deben recordar y enseñar a sus hijos que los ríos son nuestros hermanos, y los suyos también. Por lo tanto, ustedes deberán dar a los ríos la bondad que le dedicarían a cualquier hermano.

Sabemos que el hombre blanco no comprende nuestras costumbres. Para él una porción de tierra tiene el mismo significado que cualquier otra, pues es un forastero que llega en la noche y extrae de la tierra aquello que necesita. La tierra no es su hermana sino su enemiga, y cuando ya la conquistó, prosigue su camino. Deja atrás las tumbas de sus antepasados y no se preocupa. Roba de la tierra aquello que sería de sus hijos y no le importa.

La sepultura de su padre y los derechos de sus hijos son olvidados. Trata a su madre, a la tierra, a su hermano y al cielo como cosas que puedan ser compradas, saqueadas, vendidas como carneros o adornos coloridos. Su apetito devorará la tierra, dejando atrás solamente un desierto.

Yo no entiendo, nuestras costumbres son diferentes de las suyas. Tal vez sea porque soy un salvaje y no comprendo.

No hay un lugar quieto en las ciudades del hombre blanco. Ningún lugar donde se pueda oír el florecer de las hojas en la primavera o el batir las alas de un insecto. Mas tal vez sea porque soy un hombre salvaje y no comprendo. El ruido parece solamente insultar los oídos.

¿Qué resta de la vida si un hombre no puede oír el llorar solitario de un ave o el croar nocturno de las ranas alrededor de un lago?. Yo soy un hombre piel roja y no comprendo. El indio prefiere el suave murmullo del viento encrespando la superficie del lago, y el propio viento, limpio por una lluvia diurna o perfumado por los pinos.

El aire es de mucho valor para el hombre piel roja, pues todas las cosas comparten el mismo aire -el animal, el árbol, el hombre- todos comparten el mismo soplo. Parece que el hombre blanco no siente el aire que respira. Como una persona agonizante, es insensible al mal olor. Pero si vendemos nuestra tierra al hombre blanco, él debe recordar que el aire es valioso para nosotros, que el aire comparte su espíritu con la vida que mantiene. El viento que dio a nuestros abuelos su primer respiro, también recibió su último suspiro. Si les vendemos nuestra tierra, ustedes deben mantenerla intacta y sagrada, como un lugar donde hasta el mismo hombre blanco pueda saborear el viento azucarado por las flores de los prados.

Por lo tanto, vamos a meditar sobre la oferta de comprar nuestra tierra. Si decidimos aceptar, impondré una condición: el hombre blanco debe tratar a los animales de esta tierra como a sus hermanos.

Soy un hombre salvaje y no comprendo ninguna otra forma de actuar. Vi un millar de búfalos pudriéndose en la planicie, abandonados por el hombre blanco que los abatió desde un tren al pasar. Yo soy un hombre salvaje y no comprendo cómo es que el caballo humeante de hierro puede ser más importante que el búfalo, que nosotros sacrificamos solamente para sobrevivir.

¿Qué es el hombre sin los animales? Si todos los animales se fuesen, el hombre moriría de una gran soledad de espíritu, pues lo que ocurra con los animales en breve ocurrirá a los hombres. Hay una unión en todo.

Ustedes deben enseñar a sus niños que el suelo bajo sus pies es la ceniza de sus abuelos. Para que respeten la tierra, digan a sus hijos que ella fue enriquecida con las vidas de nuestro pueblo. Enseñen a sus niños lo que enseñamos a los nuestros, que la tierra es nuestra madre. Todo lo que le ocurra a la tierra, le ocurrirá a los hijos de la tierra. Si los hombres escupen en el suelo, están escupiendo en sí mismos.

Esto es lo que sabemos: la tierra no pertenece al hombre; es el hombre el que pertenece a la tierra. Esto es lo que sabemos: todas la cosas están relacionadas como la sangre que une una familia. Hay una unión en todo.

Lo que ocurra con la tierra recaerá sobre los hijos de la tierra. El hombre no tejió el tejido de la vida; él es simplemente uno de sus hilos. Todo lo que hiciere al tejido, lo hará a sí mismo.

Incluso el hombre blanco, cuyo Dios camina y habla como él, de amigo a amigo, no puede estar exento del destino común. Es posible que seamos hermanos, a pesar de todo. Veremos. De una cosa estamos seguros que el hombre blanco llegará a descubrir algún día: nuestro Dios es el mismo Dios.

Ustedes podrán pensar que lo poseen, como desean poseer nuestra tierra; pero no es posible, Él es el Dios del hombre, y su compasión es igual para el hombre piel roja como para el hombre piel blanca.

La tierra es preciosa, y despreciarla es despreciar a su creador. Los blancos también pasarán; tal vez más rápido que todas las otras tribus. Contaminen sus camas y una noche serán sofocados por sus propios desechos.

Cuando nos despojen de esta tierra, ustedes brillarán intensamente iluminados por la fuerza del Dios que los trajo a estas tierras y por alguna razón especial les dio el dominio sobre la tierra y sobre el hombre piel roja.

Este destino es un misterio para nosotros, pues no comprendemos el que los búfalos sean exterminados, los caballos bravíos sean todos domados, los rincones secretos del bosque denso sean impregnados del olor de muchos hombres y la visión de las montañas obstruida por hilos de hablar.

¿Qué ha sucedido con el bosque espeso? Desapareció.

¿Qué ha sucedido con el águila? Desapareció.

La vida ha terminado. Ahora empieza la supervivencia.